Desde Pura Naturaleza nos sumamos a la campaña de educación al público sobre el absurdo del plástico de un solo uso y sus efectos devastadores sobre nuestra salud, nuestros ríos, océanos y en general sobre todo el medio ambiente.

Nuestro objetivo principal es eliminar el uso de plástico de un solo uso.

Empezamos la campaña para eliminar el 4% del material que llega a los vertederos, nuestros arroyos, océanos y nuestras playas. Simplemente di “PAJITAS, NO GRACIAS” en bares y restaurantes y comparte tu compromiso con los demás.

Conciencia a tu restaurante, hamburguesería o bar favorito a que sólo proporcione pajitas a petición del cliente y así evitar el consumo innecesario de este producto. Básicamente lo que te estamos pidiendo es que HAGAS MENOS: Menos consumo, Menor desperdicio, Menos pajitas, el fin lo merece, todos salimos ganamos.

Aun siendo un material insignificante por su tamaño y utilidad, las cifras no dejan de ser aterradoras, más de 1.000 millones de pajitas se consumen al día en todo el mundo y sólo en España, el consumo se dispara a 5.000 millones de unidades al año.

Al cabo del día se utilizan millones de pajitas de un solo uso que terminan por filtrarse por los conductos de las depuradoras, llegando a nuestras vías fluviales para terminar su camino en el estómago de alguno de los animales del océano, que las confunden con alimentos y al ser tragadas obstruyen los orificios nasales y perforan el estómago.

Hay multitud de casos de animales que sufren la ingesta de este material, os mostramos uno de ellos en una tortuga para ser conscientes del daño que estamos haciendo al medio ambiente.

Se calcula que el 90% de las especies marinas han ingerido productos de plástico

Desde hace unos meses, diferentes establecimientos de varios países europeos están prohibiendo el uso de pajitas de plástico por otras alternativas más ecológicas, biodegradables, comestibles, etc. excelentes alternativas para luchar contra este problema que cada día genera más y más contaminación.

Diciendo “PAJITA, NO GRACIAS” podemos reducir significativamente la eliminación del plástico de un solo uso. Una simple acción que no sólo nos ahorra enormes gastos económicos, sino que tiene efectos increíblemente positivos y de gran alcance en nuestro medio ambiente.

Un gesto tan sencillo nos otorga una gran Victoria a la naturaleza.