Desde Pura Naturaleza nos sumamos a la campaña iniciada por diferentes asociaciones de compartir en las redes sociales, las fotos de productos frescos envasados que no necesitan plástico y que están siendo comercializadas en nuestros supermercados.

Bajo los hashtags #DesnudalaFruta, #RidiculousPlastic, #BreakFreeFromPlastic puedes enviar tus instantáneas.

No sólo con esta campaña mostramos el uso indiscriminado que hacemos del plástico y su penetración social en todas las capas de la sociedad, bien sea el sector de la alimentación, trasporte o el de la tecnología, también debemos hacernos eco de la vorágine de consumo en la que estamos inmersos, una rueda que nos conduce inevitablemente a la sobre explotación y agotamiento de los recursos naturales del planeta.

Así, como en anteriores artículos publicados, una vez más podemos hacer hincapié en un sin fin de números, datos, estadísticas y cifras que todo el día nos inundan sobre el reciclado tanto en España como en el mundo, pero fríamente las vemos como son, simples y llanas cifras.

Intentamos que a la fuerza de recordarlas dejen de ser ese mantra que se repite una y otra vez, pero lamentablemente vemos que es una noticia más entre otras muchas que suceden al cabo del día, y que no nos causa ya el más mínimo impacto.

Ante estos datos, los diferentes estados a través de sus ministerios, organizaciones, gobiernos locales e incluso hasta la propia CEE están intentando limitar el uso del plástico en sus múltiples variables: Bolsas de un solo uso, vasos, cucharillas, etc. creando organismos y programas para reducir el consumo del plástico, iniciativas que se están poniendo en marcha a 10/ 15 años vista, intentando hacer frente a la dimensión del problema al que nos enfrentamos.

Siendo actuaciones orientadas a combatir el efecto y uso del plástico, creemos desde Pura Naturaleza que se está dejando a un lado uno de los pilares básicos y esenciales de la humanidad para la conservación del medio ambiente, la educación de nuestra sociedad.

La multitud de campañas publicitarias realizadas sobre el reciclaje, la inmensa inversión que se realiza en empresas de reciclaje, recogida, tratamiento y el dinero que se dedica a la publicidad, no hacen especial hincapié en lo que creemos que es la parte esencial para un consumo responsable: la educación y la reutilización del material.

Tendemos a una economía circular, 360º, la cual debería ayudar a disminuir el uso de los recursos, a reducir la producción de residuos, limitar el consumo de energía y restringir al mínimo la generación de residuos.

Para ello, el principio básico de la Educación es fundamental.

El mensaje que debemos transmitir a los niños en la escuela, además de trasncurrir por las diferentes etapas de nuestras vidas es orientar no sólo a reciclar, también a Reflexionar, Rechazar, Reducir, Reutilizar y Reciclar.

Debemos mostrar cuales son los efectos que estamos causando en nuestro entorno, decir que el 80% de los vertidos que se producen en nuestros mares y océanos son producto de actividades terrestres. Que en 10 años se calcula que habrá una tonelada de plásticos por cada 3 toneladas de peces, y que para 2050 se espera que la proporción de plástico en el mar sea por primera vez mayor a la de peces.

Además, dentro de 25 años triplicaremos la producción de plásticos hasta llegar a 1.000 millones de toneladas para 2050 (Fuente: World Economic Forum, 2016), estos son algunos de los terribles ejemplos que tienen que concienciar y poner en alerta a nuestros jóvenes y a las próximas generaciones, para que sean capaces de actuar y rebelarse contra el futuro que el plástico nos depara.

Necesitamos más campañas de concienciación en la reutilización del material que utilizamos, reciclar no es la solución. Educar a nuestra sociedad rechazando aquellos envases innecesarios y reduciendo el consumo del plástico, por ello, esta campaña que ahora se pone en marcha es un claro ejemplo de denuncia para tomar medidas urgentes ante ésta dramática situación.

Nos tenemos que dar cuenta que si fuéramos capaces de concienciar y educar sólo al 10% de nuestra sociedad, estaríamos empezando a ganar la batalla al uso del plástico. Por este motivo no nos vamos a quedar en la palabra y en la mera acción de reciclar, no nos conduce a nuestro objetivo final, debemos Reutilizar, Rechazar, Educar y Concienciar, esa es nuestra meta final.