Las últimas noticias aparecidas en los principales medios de comunicación, sírvase como ejemplo la BBC, nos hace reflexionar sobre la capacidad del ser humano de generar residuos, y del impacto tan brutal que tienen en lugares que considerábamos paradisiacos.

Una vez más, no encontramos suficiente argumentos para comprender la escalada de sobre producción a la que nos estamos viendo abocados. Un consumo que a todas luces, no se corresponde con las necesidades que tiene cada ser humano en zonas desarrolladas y las causas que ello genera en el medio ambiente.

Una imagen vale más que mil palabras, posiblemente se podría limpiar la huella que deja en la playa día tras día, pero indudablemente la solución no es esa, la solución pasa por una mayor concienciación social, política y educacional.