Valmayor, Atazar y San Juan, son los pantanos que sin duda tienen una mayor afluencia de visitantes: bañistas, pescadores o gente que simplemente pasea o hace ejercicio.

Continuando con las campañas de limpieza que iniciamos hace unos meses por los diferentes arroyos, ríos y pantanos de la Comunidad de Madrid, hemos repetido días atrás la actuación en el pantano de Valmayor.

Nos hemos encontrado un aspecto igual o peor a la última campaña, basura arrojada a los matorrales (los que la hayan depositado allí pensarán que ojos que no ven, corazón que no siente), decenas de latas y botellas de plástico, cristales rotos, restos de higiene femeninos, etc. etc. Hay materiales que no te puedes ni imaginar cómo o quién los ha podido depositar allí.

En definitiva, todo un repertorio de basura y desperdicios allí donde estés.

Cuando limpias una playa o una zona costera, sabes que una vez limpia el mar te arrojará por la noche todo lo que no es suyo, lo entendemos y ahí estaremos a la mañana siguiente para limpiarlo. Lo que no entendemos es como día sí y día también, en un espacio cerrado pueda haber tanta suciedad.

La poca cultura, lo sucia que pueden llegar a ser las personas, la poca vigilancia y el escaso mantenimiento por parte de las administraciones, hacen de nuestros pantanos auténticos basureros.

Os dejamos unas imágenes de nuestro trabajo.